fondo

ENTREVISTA PARA LA REVISTA DE ARTE Y CULTURA “ARTLOFT” (Septiembre 2006)

25/02/2009

Pintor, escultor, fotógrafo, video-artista. Luís Marino rompe la barrera de estas disciplinas artísticas y ofrece una creatividad total, sin condicionamientos sociales, mostrando en cada obra su estado de ánimo y los colores de su tierra: Mazarrón.

1.- Con 24 años saltó directamente de Mazarrón a Nueva York. ¿Por qué?

Fue un viaje cargado de muchas razones entrelazadas. Pero prevalecía por encima de todas viajar a la ciudad cultural del momento por excelencia para integrarme en la medida de mis posibilidades, aprender y lanzar un pulso a mi creatividad. El resultado fue extraordinario para mis pretensiones, mi llegada a Nueva York coincidió con la creación del grupo “GALA”, y a partir de ahí cada día iba cargado de gratas sorpresas, visité muchos estudios, conocí escultores, pintores, grabadores, y me empapé por un tiempo del arte que se respiraba en la ciudad.

2.- ¿Qué recuerda de aquella experiencia con el grupo GALA?

Recuerdo ante todo, la esencia de las personas que tuve la suerte de conocer. Recuerdo la memoria del escultor

Ricardo Torres... las extraordinarias, interminables e irrepetibles conversaciones que manteníamos en aquel inquietante taller del Sur del Bronx y no olvido a Ellen Sullivan, Peter Bloch, y Guillermo Salazar entre otros.

3- Es miembro fundador del grupo Almagra en Mazarrón que ha celebrado los 20 años. ¿Qué le lleva a promover las Artes Plásticas en Mazarrón?

El grupo Almagra y Mazarrón, están intrínsecamente ligados.

Almagra ha llevado siempre a Mazarrón en su pintura… en sus temáticas… Las antiguas tierras de Mazarrón son fuentes de las que bebe el grupo, y en cierto modo Mazarrón es el aglutinador y el ‘culpable’ de que hayamos cumplido 20 años juntos.

4.- ¿Cómo ha evolucionado su pintura?. ¿Qué materiales y colores utiliza?

En los primeros años compartía estudio con otros pintores, Pedro Vivancos, Tomás Raja, Amando López… una época hermosa, cargada de ilusiones, cuadros compartidos y un excelente escenario de aprendizaje. Al tiempo monté mi propio estudio y comencé una labor de investigación que nunca acaba, trabajando con encáusticas y todo tipo de resinas aglutinadas con pigmentos y diversos materiales de carga. Sin bocetos previos, araño en la materia, río, busco, lloro, me erizo..., es un puro estado de ánimo donde el único control es el que marca la técnica, por tanto me resulta muy complicado intentar siquiera expresarlo con la mínima corrección.

- El acuarelista Juan Hernández, es la única persona que visita el estudio de Luís Marino durante el proceso creativo, y nos comenta…

“…crea, recrea, compone y descompone, para llegar al vacío de la materia y a la verdad de su interior, para rasgar lo vano y mostrar su certeza y su alma…”

5.- Su incursión en la escultura le ha llevado a diseñar los barcos fenicios que están en la rotonda de la entrada del Puerto de Mazarrón. ¿Cómo surgió la idea?. ¿Por qué no figura su nombre en la escultura?

Supuso para mí un trabajo de gran responsabilidad, 18.000 kilos de acero corté para interpretar artísticamente el hallazgo de los pecios fenicios de Mazarrón, los más antiguos conocidos que datan del S. VII a.c. Con sinceridad no lo sé, tampoco figura el nombre del grupo escultórico, no hay ninguna referencia hacia los barcos fenicios. Tengo la seguridad de que figurarán y además le confieso que tengo la voluntad de que depositen entre las dos esculturas mis cenizas… cuando llegue el buen momento.

6.- ¿Cuáles han sido sus últimos trabajos?

Una instalación escultórica flotante, inaugurada el pasado 1 de Junio en las aguas del Canal de Castilla, en la ciudad de Palencia. “Lastre humano” una reflexión sobre la inmigración, una obra dura.

Y lo más reciente es una instalación, LEBANON STOP en “La Fundición” de Mazarrón, es un alegato contra la guerra de El Líbano con maniquíes y fotos que hacen reflexionar sobre la muerte de personas inocentes.

Espero viajar a la ciudad de Tiro próximamente junto al infógrafo Diego Bravo para colaborar en un proyecto del Museo de Beirut que consiste en la reconstrucción virtual de esa ciudad en su periodo fenicio, hace 2.500 años.

7,- En el terreno audiovisual su primer trabajo ha sido el cortometraje “Phoenix” y obtuvo el premio a la mejor fotografía en el Festival Internacional del Cine Naval y del Mar de Cartagena. Háblenos de este corto.

Nos metimos en un lío muy gordo, pero conseguimos salir airosos, tardamos más de dos años desde que se grabó la primera imagen hasta que conseguimos kinescoparla.

Lo mejor la gente tan excelente con la que nos rodeamos de la que guardo un excelente recuerdo.

8.- Ha viajado a Mauritania para inaugurar el Hospital que donó la ONG Fundación Chinguetti…

Fue un viaje muy especial, grabamos el documental “Chinguetti, corazón del desierto” y terminé de montar el mural “Les enfants de Chinguetti” que quedó expuesto de forma permanente en el ‘Hospital de la Fraternidad’ con motivo de su inauguración.

Que duda cabe que construir un hospital en medio del desierto, es todo un logro que debemos reconocer a la ‘Fundación Chinguetti’.

9.- Sus obras prevalecerán en el tiempo más allá del paisaje de su tierra, siempre ha reflexionado sobre la igualdad del ser humano y ha promovido la conservación de las raíces culturales, es por eso que pertenece a la “Plataforma Ciudadana en defensa de los barcos Fenicios de Mazarrón”. ¿Cuál es su objetivo?.

La plataforma se ha centrado casi en exclusividad en fomentar y preservar este extraordinario legado de nuestra antigua costa, -el descubrimiento de nuestros pecios fenicios- y ayudar a establecer los cauces que lleven a la creación de un museo monográfico que albergue los pecios de manera definitiva en Puerto de Mazarrón, lo más cercano posible al lugar del hallazgo.

María José Cárceles

ENTREVISTA PARA LA REVISTA DE ARTE Y CULTURA “ARTLOFT” (Septiembre 2006)

Descargas

Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento del autor.